La depresión

¿Qué es la depresión?

Depresión
Depresión

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta al organismo, nuestro ánimo y nuestra manera de pensar. Las personas que sufren un cuadro depresivo están en un episodio de malestar y desazón. Es el resultado de la interación de múltiples factores:

Genéticos: nuestra herencia genética.

Bioquímicos: se relaciona con niveles anormales de los neurotransmisores serotonina, norepi-nefrina y dopamina.
-La serotonina ejerce una importante acción en nuestra conducta y movimiento. También en la        actividad sexual, apetito, funciones cardíacas y el ciclo de sueño-vigilia.
-La norepinefrina se encarga de mantener alerta al organismo para sobrevivir. Por lo que está ac-tiva cuando estamos despiertos y en episodios de estrés.
-La dopamina participa en el mantenimiento del estado de alerta.

Interpersonales: experiencias adversas que hayamos podido tener en la infancia o en nuestro día a día y la gestión de las mismas. También es importante la red social con la que contamos.

¿Depresión o tristeza?

Desde la infancia nos han enseñado a reprimir la tristeza, a ocultar nuestras lágrimas en favor a una sonrisa. Hemos interiorizado que es mejor encerrar la tristeza dentro, muy dentro de nosotros. Sin embargo, ocultar la tristeza no la hará desaparecer. Además, no hay que tenerle miedo a ella. Se trata de una emoción básica más, que hemos desarrollado filogenéticamente y por tanto tiene una función adaptativa para nosotros.

La tristeza no es en sí mismo un indicador de ningún trastorno mental, no es más que un estado mental pasajero. Es una respuesta natural que tenemos ante una pérdida, fracaso o desgaste de energía.
Nuestras emociones son la guía que tenemos para poder elegir nuestras respuestas ante las situaciones de la vida. Todas y cada una de nuestras emociones son necesarias e imprescindibles para nuestra supervivencia. Cada una tiene una función determinada para con nosotros. En el caso de la tristeza, nos sitúa en un estado de ahorro de energía donde debemos parar para escucharnos y atendernos.

¿Cuántas veces nos han dicho, no llores no pasa nada? La verdad es que las cosas que nos duelen pasan, y no hay nada malo por llorar o sentirnos tristes. De hecho es necesario dejarnos sentir la emoción, para que esta cumpla su función y así desaparezca. Además de adaptarnos a ella y aprender lo que nos permitirá desarrollarnos.

 

Funciones de la tristeza

Adaptación: la tristeza nos protege, nos conduce a tomar conciencia de aquello que es negativo para nosotros. Nos alerta de que algo no estamos haciendo bien y nos hace dudar de nosotros. Genera la duda en nuestros pensamientos y nos impulsa así a adoptar otros comportamientos.

Restauración: la tristeza disminuye nuestro nivel funcional, poniéndonos en ”modo ahorro de energía”. Se reduce la atención dirigida hacia nuestro entorno potenciando la atención a nosotros mismos. Favoreciendo la introspección y el análisis, para poder crear entonces nuevas estrategias de acción. Además, nos ayuda a aceptar aquellas pérdidas que no podemos modificar.

Apoyo social: la expresión de tristeza fomenta la unión con los demás, ya que se interpreta como una petición de ayuda. Nos hace más receptivos ante la ayuda y el cobijo de los demás. Esta emoción genera inactividad y desmotivación, junto con un ligero aumento de la actividad cardíaca y neurológica. Ayudándonos así a fomentar la reflexión y el autoconocimiento.

Debemos cambiar la visión negativa que tenemos de la tristeza, está para ayudarnos. Sí que es importante darnos cuenta de cuando esta emoción ha perdido su función adaptativa. Esto ocurre cuando se manifiesta de manera demasiado continuada o a demasiada intensidad. Es en estos casos, cuando podemos estar padeciendo un trastorno depresivo y debemos pedir ayuda a un Centro Psicologico.

Tipos de depresión

Los estímulos que pueden generar depresión son multifactoriales, pero todos tienen como factor común que constituyen estresores para el individuo.

• Depresión exógena: se desarrolla por una causa externa como un acontecimiento exteriores, como la muerte de un ser querido, un desengaño amoroso, el desempleo…La dificultad se en-cuentra en la imposibilidad de la persona de controlar esos factores externos.
• Depresión endógena: “Se crea desde dentro” cuando no existe una causa externa manifiesta que la origine.

• Depresión mayor: La depresión mayor es un trastorno del estado de ánimo. Se presenta cuando los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un largo período de tiempo. También cambia la manera como funciona el cuerpo.

• Distimia: Se trata de estados depresivos prolongados (crónicos), que, sin llegar a cumplir los criterios del “Episodio depresivo mayor”, cuentan con la presencia de bastantes síntomas depresivos.

• Depresión postparto: Una de las diferencias es el momento en que se desarrolla. Se conoce como depresión postparto cuando ocurre después de tener un bebé. Y a diferencia de la depresión que no está relacionada con el embarazo, la depresión postparto está vinculada a cambios hormonales específicos que suceden en el cuerpo de la madre después del nacimiento del bebé.

• Trastorno disfórico menstrual: es la exacerbación patológica de los cambios somáticos y psíquicos que ocurren durante el ciclo femenino, la cual produce incapacidad física y psíquica, y origina problemas de relación familiar, laboral o social.

• Trastorno afectivo estacional: El trastorno afectivo estacional es un tipo de depresión que va y viene con las estaciones. Por lo general, comienza a finales de otoño y principios del invierno y desaparece durante la primavera y el verano. El trastorno afectivo estacional es más común en las mujeres, los jóvenes y los que viven lejos del ecuador. Una posible causa es la pérdida de luz solar que tenemos durante los meses de otoño e invierno.

Síntomas de la depresión

Los síntomas depresivos son consecuencia de una visión negativa distorsionada de uno mismo, el mundo y el futuro.

Síntomas afectivos

• Tristeza
• Anhedonia: Disminución del interés o la capacidad de sentir placer
• Pérdida de sentimientos de afecto hacia las personas
• Ansiedad

Síntomas motivacionales

• Deseo de evitar las actividades cotidianas
• Deseo de evitar problemas
• Deseo de escapar
• fatiga o pérdida de energía casi cada día

Síntomas fisiológicos

• Alteraciones del sueño (insomnio o hipersomnia)
• Alteraciones del apetito ( pérdida o aumento de peso)

Síntomas conductuales

• Evitación o huida del contacto con personas
• Pasividad
• Lentitud o agitación

Síntomas cognitivos

• Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o indecisión
• Problemas de atención o memoria
• Distorsiones cognitivas: esquemas equivocados de interpretar los hechos que generan multi-ples consecuencias negativas.
• Pensamientos recurrentes de muerte (no sólo temor a la muerte), ideación suicida recurrente

Terapia Cognitivo Conductual en la depresión

Los principales factores responsables de la depresión son nuestros factores cognitivos (pensamientos). Por ello, la terapia cognitivo conductual prioriza en la intervención de nuestros pensamientos, para poder modificar así nuestras conductas.

Psicoterapia

La depresión es un trastorno serio que debe ser tratado por un profesional. Es importante que nos enseñen cuáles son esas pautas dañinas que hemos adoptado, para poco a poco ir modificándolas.

La depresión hace que restrinjamos nuestra atención, centrándonos en los aspectos negativos de la situación. Una de las labores de psicólogo será enseñarnos a evaluar las situaciones de una forma lógica y realista. Debemos cambiar, y aprender a tener en cuenta todos los datos de la situación. Habrá que analizar los pensamientos que están detrás del comportamiento para modificarlo hacia uno lógico, racional y adaptativo. La percepción negativa de nuestro ambiente y los acontecimientos de nuestra vida, crean una realidad distorsionada que nos envuelve de sentimientos de indefensión y desesperanza.

Entre las habilidades cognitivas que el profesional de la Psicología nos ayudará a modificar nos en-contramos:

• Para disminuir nuestros pensamientos negativos, nos enseñará a identificarlos y cuestionarnos acerca de esos pensamiento irracionales. Así como pautas para la interrupción de esos pensamientos.

• Además es importante que poco a poco vayamos incorporando pensamientos positivos que nos sirva de autorefuerzo.

Tratamiento para la depresión

El objetivo es conocer que hemos adquirido distorsiones cognitivas, que son interpretaciónes equivocadas de los hechos que generan consecuencias negativas. Una vez las identificamos, podremos limpiar nuestra mente de ellas. Esto nos permitirá desarrollar actitudes más racionales y optimistas.

El Psicólogo te ayudará a que reconozcas con qué habilidades sociales cuentas y cuales son tus reforzadores disponibles. Para lo que será necesario que observes tus actividades, estados de ánimo y pensamientos.

Podemos resumir las tácticas para lograrlo en dos categorías:

• Enseñar habilidades para poder cambiar los patrones problemáticos que tenemos con nuestro medio ambiente.

• Disminuir la aversión de las interacciones y el aumento del refuerzo positivo. Irás alcanzando poco a pequeños objetivos, para asegurarnos de unas primeras experiencias satisfactorias y poder concederte recompensas por haberlos superado.

La tensión puede no ser un buen compañero de viaje, por eso se nos enseñará a controlarla mediante técnicas de relajación y autocontrol. Además, aprenderemos nuevas herramientas para la solución de problemas y nuestra capacidad de comunicación.

Suele ser normal que sobrerreaccionemos ante acontecimientos desagradables y que esto interfiera con el disfrute de actividades agradables. Intentaremos reducir los acontecimientos aversivos, cambiando nuestra perspectiva hacia ellos. Proporcionándonos ayuda para planificar nuestra vida diaria, para minimizar la tasa de implicación en acontecimientos desagradables y optimizar la implicación en actividades agradables. El objetivo es encontrar un equilibrio saludable entre ambas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *